En la educación no valen los sexenios, se deben plantear esquemas a mediano y largo plazo; doctor Juan Pablo Arroyo

  • Autoridades del evento en presídium
  • Autoridades del evento en presídium
  • Autoridades del evento en presídium
  • Maestro César Barba Delgadillo

El subsecretario de Educación Media Superior de la SEP brindó la conferencia Revisión del marco curricular de la educación media superior a la comunidad de Prepas UDG

En los planteamientos que se presenten con el fin de reformar la educación es necesario que se discuta con los profesores, porque son los que están en el aula y son quienes saben cómo va el proceso de enseñanza; “debemos seguir comprometidos con este fin, porque lo que hacemos tiene que ver con el cambio nacional”.

Así lo señaló el doctor Juan Pablo Arroyo Ortiz, subsecretario de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), durante su conferencia magistral Revisión del marco curricular de la educación media superior, impartida este miércoles en el auditorio del edificio Valentín Gómez Farías, sede del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) a la comunidad de Prepas UDG.

Durante su charla, Arroyo Ortiz expuso el planteamiento que se ha trabajado durante los últimos tres años y que busca reformar las bases educativas del país: El Plan de Trayectoria 0-23. Este esquema tiene la misión de brindar educación a la población y que sea lo que el individuo demande: “que sepamos lo que recibimos para que entreguemos a jóvenes bien formados con las capacidades óptimas”, subrayó.

Recordó que en los últimos 30 años se han intentado diversas reformas a la educación, los cambios más relevantes fueron en 1992, 1994, 2008 y 2017, para diversos niveles; expuso que en el 92 se planteó eliminar la Historia, que se defendió, no obstante se eliminaron el civismo, el deporte, la cultura; así como muchas otras debido al planteamiento que nació donde se estableció enseñar lo elemental para que las personas fueran trabajadores útiles en su vida laboral.

“Hoy los jóvenes no tienen formación basada en la responsabilidad social. Los centenialls son individuos que se ven a sí mismos y quieren ser productivos sólo para ellos; nada más. Tenemos que buscar una recuperación de la sociedad. Hoy en la pandemia vimos que si no hay sociedad estamos en riesgo. Proponemos que este trayecto sea una obligación de todos, desde los padres, hasta los docentes y directivos”.

Planteó que la nueva escuela basada en la estrategia 0-23 debe comprometerse a brindar educación para los jóvenes en esas edades. Asimismo debe estar regida por principios acordes a la identidad de México, como: Responsabilidad ciudadana: honestidad; transformación de la sociedad; respeto de la dignidad humana; interculturalidad; cultura de paz; respeto por la naturaleza y el cuidado del ambiente. Con valores como la responsabilidad social, la honestidad, la equidad, la inclusión y la excelencia.

“En la Educación Media Superior planteamos cuatro estrategias para hacer realidad el Acuerdo Educativo Nacional: Cobertura y desarrollo integral de jóvenes; maestros y maestras agentes de transformación y promotores del cambio; garantía de la trayectoria educativa y reorganización de los Sistemas. El modelo 0-23 plantea desarrollar procesos meta-cognitivos para lograr autonomía en el aprendizaje y un pensamiento: flexible, analítico, crítico y comprometido”, dijo.

Señaló que el acuerdo que se busca crear se ha ido construyendo conforme la marcha e instó a la comunidad de la UdeG a sumarse, basados en su experiencia educativa. “Queremos construir un nuevo paradigma que no sea sólo adecuado a la moda; es importante que se dé en una idea fundamentada en la democracia y bajo ese punto hagamos un nuevo modelo educativo. Tenemos que buscar un proceso educativo para aquellos que están en proceso de ser profesionales, así como aquellos que no logran llegar y se quedan en el nivel laboral y hacen su vida laboral en ese rubro”, aseveró.

Arroyo Ortiz justificó que desde hace muchos años se cuentan con formas de aprender la ciencia de la misma manera y no se ha respetado la necesidad de un cambio equitativo. “La sociedad mexicana es muy desigual porque se ha construido con un esquema de distribución de riqueza así. Eso no se resolverá sólo con educación, sino que esta debe compartir responsabilidad con la economía y la producción. Con la posibilidad de que todos tengamos empleo justo y con una remuneración adecuada para tener derecho a la sociedad y la vida en el país”, reflexionó.

Durante la presentación del evento, el secretario de Educación Jalisco, Juan Carlos Flores Miramontes, quien estuvo presente, observó que la educación en la actualidad se ha modificado por completo y que los estudiantes que ahora cursan sus estudios en las aulas pertenecen a la primera generación que ha empleado sus aprendizajes de manera completamente diferente a como se realizó en el pasado; ahora hay nuevos modelos como los edutubers, ahora la tecnología es un referente de peso para la consulta, ahora el aprendizaje requiere contenidos digitales y conectividad.

Por su parte, el maestro César Antonio Barba Delgadillo, director general del SEMS, quien abrió el acto, afirmó que en la UdeG “sostenemos que la educación es un área fundamental para adquirir, trasmitir y acrecentar la cultura, y que también consiste al desarrollo del individuo y la transformación de las sociedades. La UdeG ha promovido un gran esfuerzo para ofrecer una educación de calidad”, formuló.

Posterior a la conferencia, Barba Delgadillo le hizo entrega al doctor Arroyo Ortiz de un documento donde se explican tres casos de éxito implementados en Prepas UDG: Un lugar para todos, Semestre Base y la Unidad de Aprendizaje Perspectiva de Género; la intención es que estas líneas puedan considerarse en otros entornos educativos del país donde puedan servir como referencia para impulsarse como modelo de adaptación. Para revivir la conferencia puede visitarla en: https://bit.ly/36CKPWj.

Boletín Informativo No.: 
271
Víctor Rivera
Jueves 15 de Julio de 2021
Guadalajara, Jalisco
Fotografía: 
Jonatan Orozco