Ofrece el SEMS alternativas de regularización para estudiantes de Prepas UDG

  • Libros en una mesa, persona de fondo

La transición a la educación virtual dejó un alto índice de reprobación en el ciclo 2020-B por lo que se disponen opciones para los alumnos y evitar la deserción escolar

Al comienzo del periodo de aislamiento por la pandemia de COVID-19 —en abril de 2020—, las comisiones conjuntas de educación y normatividad del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) hicieron un levantamiento de información con respecto al aprovechamiento en la transición de las clases de la modalidad presencial a en línea en las Prepas UDG. En ese momento se tenía una estimación de que alrededor del 7.3 % de la matrícula total de bachillerato de la Universidad de Guadalajara (UdeG) podría presentar riesgo de deserción por diversos factores generados durante este periodo.

En el ciclo 2020-B, que en su totalidad fue virtual, se efectuó un segundo ejercicio de revisión de estadísticas, ahora de manera directa con los coordinadores académicos de los planteles, donde se reportó que en total se estaba alcanzando un 23 % de reprobación en los estudiantes por distintas causas (por falta de recursos, necesidad de trabajar, por falta de equipo y/o conexión a Internet, entre otras), indicador que puede condicionar al aumento de la deserción escolar.

Por tal motivo, el SEMS elaboró y presentó el Programa para la recuperación de trayectoria escolar del nivel medio superior 2021, que consiste en brindar oportunidades a los y las estudiantes que por razones distintas reprobaron una o algunas asignaturas durante el ciclo 2020-B; la intención es que con estrategias de regulación se pongan al corriente y evitar que los adolescentes se sientan condicionados a la deserción escolar.

El maestro Ernesto Herrera Cárdenas, secretario académico del SEMS, aseveró que lo que se ofrece con este programa es brindar la oportunidad de que los alumnos retomen sus cursos y puedan pensar en nuevamente registrarse y retomar su trayectoria escolar, “sabemos que un joven que abandona la escuela es carne de cañón; es en ocasiones una persona que se pierde para la sociedad y alguien que ve truncas las posibilidades de superarse”.

El programa funciona de la siguiente manera: En un primer escenario si se estuvo en el curso de una unidad de aprendizaje y por alguna causa ya no pudo atenderlo, se podrá optar por acercarse a la escuela, en la Coordinación Académica, y consultar las alternativas disponibles, que son: producto integrador, examen general o tutoría académica.

El producto integrador será definido en forma y contenido por la academia correspondiente, con base en las competencias específicas a desarrollar en el curso. Al alumno que opte por esta alternativa para recuperar un curso, se le otorgará un plazo de hasta ocho semanas para la presentación del trabajo, con dos tutorías académicas previas de carácter obligatorio.

El examen general, por su parte, se basará en una guía elaborada por la academia correspondiente donde se contemplarán los contenidos esenciales del curso. Una vez recibida la solicitud del alumno que desee presentar el examen, se programará su aplicación con un mes de anticipación y se proporcionará la guía que corresponda. Junto con la fecha de aplicación del examen, se establecerá por lo menos una sesión para aclaración de dudas del contenido de la guía.

La tutoría académica como alternativa de este primer contexto requerirá que el estudiante haya atendido por lo menos el 50% del curso; al elegirla se podrá asignar un tutor académico para asesoría y acompañamiento en la revisión de la guía de examen mencionada en el punto anterior. En este caso, de forma conjunta el alumno y tutor, determinarán el momento en que se encuentre listo para presentar el examen.

El segundo escenario se daría en caso de que el estudiante no haya atendido ningún apartado del curso de alguna unidad de aprendizaje. En este supuesto se abrirá la posibilidad de que el estudiante se incorpore a los cursos de la unidad de aprendizaje, sin considerársele como repetidor; será alumno regular.

También podrán optar por cursos remediales cuando el alumno tenga una o dos unidades de aprendizaje reprobadas: estarán diseñados para cursarse de forma intensiva, siempre y cuando el alumno se comprometa a completarlos en tiempo y forma. Cabe destacar que los cursos remediales se implementarán en línea, con por lo menos una sesión virtual al mes (pudiendo ser por videoconferencia), en la que se le proporcionará asesoría y retroalimentación a los inscritos y serán determinados por las academias.

Asimismo, los jóvenes que presenten las condiciones de este escenario podrán elegir la aplicación del examen que se detalla anteriormente. Quienes hayan solicitado baja voluntaria o sean irregulares podrán aplicar tanto la incorporación a los cursos de las unidades de aprendizaje que adeude o la alternativa de los cursos remediales.

La oportunidad que deja este programa podrá aplicarse para jóvenes tanto del Bachillerato General por Competencias (BGC), los Técnicos y Tecnológicos, como del General por Áreas Interdisciplinarias (BGAI), a pesar de que este último tiene costo para los estudiantes por unidad de aprendizaje. Sin embargo, la alternativa planteada busca la regularización académica de los alumnos para evitar la deserción sin costo adicional para ninguna modalidad.

El motivo, según detalló Herrera Cárdenas, es que del 23 % de la reprobación que se detectó se traduce a que en total son 37 mil 260 estudiantes en esta condición, “el indicador obtenido es un poco superior a lo que usualmente ha significado la reprobación en los años anteriores en las Prepas UDG, que andaba entre el 16 – 17 %. Ahora subió al 23 %. Cuando anteriormente el patrón era que los alumnos reprobaran una o dos asignaturas máximo, ahora sí tenemos el fenómeno de la reprobación de la totalidad de los cursos en un solo semestre o de más de dos cursos por ciclo. De tal suerte que este porcentaje nos hace pensar que puede reflejarse en una posible deserción, fenómeno que se produciría como resultado del impacto social de la COVID-19”.

El Programa para la recuperación de trayectoria escolar del nivel medio superior 2021 fue aprobado el 28 de enero pasado y ahora lo que sigue es que los alumnos que estén bajo alguna de estas situaciones se acerquen directamente a su preparatoria, a la Coordinación Académica, a solicitar informes sobre el mismo para ponerse al corriente en su trayectoria académica del bachillerato.

Además, Herrera Cárdenas invitó a que los padres de familia se involucren más en la educación de los hijos y aseveró que como parte del compromiso que adquieran los jóvenes con este programa, se requerirá la firma de los padres o tutores del alumno “Si bien la institución está haciendo un esfuerzo para brindar esta opción, se espera el mismo involucramiento de los padres de familia y de los propios estudiantes”.

Reflexionó sobre la educación en línea que será la realidad todavía durante este ciclo 2021-A (que comenzó el pasado martes 2 de febrero) e hizo un llamado a todos los actores del proceso de enseñanza —tanto a docentes como estudiantes— a familiarizarse con las herramientas disponibles para el proceso virtual, “a pesar de que los jóvenes tienen destrezas casi natas de las tecnologías, en las herramientas dedicadas a la educación hay rezagos también de su parte; entonces, como el pilar de la escuela es el estudiante y el profesor, los invito a ambos a cuidar ese punto, más cuando todavía presentamos atrasos importantes en conexión a internet en planteles regionales”.

Boletín Informativo No.: 
29
Víctor Rivera
Jueves 04 de Febrero de 2021
Guadalajara, Jalisco
Fotografía: 
Jonatan Orozco