Trabajo de Bibliotecarios, clave en el desarrollo cultural y educativo de la comunidad

  • Mano toma libro de estante

El Sistema Universitario de Bibliotecas de la UdeG reconocerá este 20 de julio a trabajadores con 25 años de trayectoria, en el marco del Día Nacional del Bibliotecario

En todo Jalisco hay 700 personas que laboran en las bibliotecas de la red de la Universidad de Guadalajara (UdeG). Su labor es importante, ya que no sólo son motor de los procesos en los recintos, sino que acompañan métodos educativos y de intervención cultural.

A propósito de que este próximo 20 de julio se conmemorará el Día Nacional del Bibliotecario, el director del Sistema Universitario de Bibliotecas de la UdeG, doctor Sergio López Ruelas, recordó que durante la pandemia estas figuras han desempeñado un papel importante.

“El bibliotecario es el elemento que organiza, difunde y promueve la información, y proporciona servicios para que las personas que acuden, resuelvan cierta tarea de investigación, o que se recreen en cierta lectura, en ver una película o consultar la información en diferentes soportes (fotografías, mapas, revistas)”, informó.

“Aún hay muchas personas que no tienen servicio de Internet en casa y por ello acuden a las bibliotecas, y de paso aprenden. En el punto más alto de todo esto, se ubica la lectura”, abundó.

La catalogación, clasificación y control bibliográfico de un espacio es la especialidad de este personal que ayuda a hacer más asequible la información para los usuarios.

López Ruelas indicó que este 20 de julio se realizará una ceremonia virtual para reconocer a trabajadores y trabajadoras con trayectoria de 25 años en las bibliotecas de la UdeG.

“Tenemos a gente reconocida en Autlán, Puerto Vallarta, Lagos de Moreno y Colotlán, queremos decirles que son elementos muy importantes para la UdeG, que acompañan los procesos de formación académico y que promueven la lectura”.

“Vamos a recoger una serie de testimonios de ellos mismos, sus experiencias, anécdotas que han vivido con usuarios, o incluso de cómo su labor ha transformado su vida y se fueron enamorando de los espacios bibliotecarios”, refirió.

“A mí me encanta ver muchas tesis de la Universidad y otros espacios donde vienen las dedicatorias, donde se agradece a tales bibliotecarios por ayudarles en los recintos a organizar sus documentos; labor que está presente en la investigación”, detalló.

Manifestó que esa es la evidencia de que la labor del bibliotecario es importante, “porque acompañamos todos los procesos académicos de la Universidad”.

Especificó que entre profesionales, becarios y personal de oficio que llegó y aprendió suman 700 bibliotecarias y bibliotecarios. “Todos hacen una labor extraordinaria”.

De estos, 100 son egresados de la licenciatura en Bibliotecología y Gestión del Conocimiento del Sistema de Universidad Virtual de la UdeG, y 50 cuentan con la maestría en Bibliotecología y Estudios de la Información por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“En su momento tuvimos un apoyo de becas para que estudiaran este posgrado. El año pasado se dieron 60 cursos virtuales para capacitar a bibliotecarios y usuarios”, enumeró.

Recordó que esta Casa de Estudio cuenta con 215 bibliotecas públicas, universitarias y especializadas, que convierten al sistema universitario en el segundo más grande en México en cuanto a recursos documentales, de consulta, bibliotecarios y más.

“En la Universidad tenemos 300 mil potenciales lectores, que son sus estudiantes”; en ese sentido, quienes acuden a las bibliotecas pueden sentirse seguros y acompañados con quienes trabajan en dichos espacios educativos.

Aunado a esto se encuentran las bibliotecas en las Prepas UDG, que son recintos que tienen una misión específica: acercan acervos básicos, de cultura general y literatura universal; la particularidad en estos es que muchos lectores nacen a partir del vínculo que generan con la biblioteca de su escuela de bachillerato.

López Ruelas reconoció que se ha invertido mucho para que las bibliotecas den respuesta a los planes de estudio y se propicien líneas de investigación, pero también a que se puedan responder a las necesidades de información de las comunidades.

“Desde hace tiempo las bibliotecas académicas se están transformando en espacios más abiertos, no sólo a las comunidades universitarias, sino que también cuentan con más contenido que dan respuesta a los entornos en los que están”, declaró.

Aunque los espacios bibliotecarios tuvieron que cerrar por la pandemia, López Ruelas compartió que la Biblioteca Digital de la UdeG, disponible las 24 horas del día, tuvo un gran afluente de usuarios. “Eso disparó los servicios a más de un millón el año pasado”.

“Quienes consultaban estos recursos eran estudiantes, mayormente de posgrado, y los investigadores; pero también hay recursos para el público en general: repositorios, herramientas tecnológicas”, dijo.

Puntualizó que poco a poco las bibliotecas han comenzado a abrir de nuevo con las respectivas medidas sanitarias, y ahí estará su personal para apoyar a cada solicitud que se adentra en el complejo mundo de las bibliotecas.

Boletín Informativo No.: 
276
Iván Serrano Jáuregui
Viernes 16 de Julio de 2021
Guadalajara, Jalisco
Fotografía: 
CGCS de la UdeG